Durante la carrera de clasificación del trofeo de celebridades que forma parte del Silverstone Classic Festival 2017, el cantante de AC/DC sufrió un aparatoso accidente con el coche que conducía, el clásico Austin A35. Afortunadamente el músico -atendido rápidamente por el personal sanitario- salió ileso. El vehículo sí terminó muy dañado, por lo que decidió no correr al día siguiente en la carrera.

Recordamos que el vocalista sufrió problemas auditivos que le tienen apartado de los escenarios. Aunque en un inicio se pensaba que el causante era la música, Johnson ya declaró que no había más culpable que su pasión por la velocidad y que el daño en su audición era causa de la conducción de potentes bólidos. Brian es un piloto con gran experiencia, ya que el pasado noviembre ganó un enduro de coches deportivos en Daytona. Esperemos que su amor por la gasolina no le siga pasando factura.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.