Otra vez pudimos ver a Los Suaves en la capital, y aunque tras los tres primeros temas nos encontramos a un Yosi cansado, luego al sonar “Maldita sea mi suerte”, siendo cantada por toda la sala, sacó fuerzas de flaqueza y nos regaló un conciertazo. Se evidenció que los años y los excesos van pasando factura, pero se dejó la piel sobre el escenario, entregándose al máximo, algo que tengo que reconocer me impresionó muchísimo aunque haya visto incontables veces a los de Ourense. Pensaréis que estoy exagerando pero no, vi cómo las fuerzas le abandonaban en muchos momentos pero no se resignaba  a dejarnos sus canciones, y creo que este va a ser un concierto de los que voy a guardar con más cariño en mi corazón.

Crónica de Charly Rock And Roll de MariscalRock.com


A nivel estrictamente musical, olvidándonos de todo el cariño que tengo a la banda pienso que los tres primeros temas sonaron sin fuerza a pesar de que “Preparados para el rock and roll” abría la noche o de que hiciera su aparición un temazo como el emotivo “Palabras para Julia”. Solo a partir de “Maldita sea mi suerte”, como hemos comentado, el concierto dio la vuelta y Yosi se transformó para dejarme con la boca abierta. La noche avanzaba y “Ciudad llamada perdición” es otro momento que me puso la piel de gallina, sinceramente fantástica, te deja ese regusto amargo y triste que tienen las letras de Los Suaves, que son muy realistas.

Toda la gente entregada al máximo, disfrutando cada minuto con la sonrisa de Yosi, subyacente por encima de un cansancio reflejado en los ojos. Nos presentaba una canción amarga mencionando que esta sería la última vez que sonaría, anunciando que este era uno de sus últimos conciertos (esperemos que no sea así). “Si Pudiera” removió nuestros  recuerdos más personales, y es que uno no puede evitar identificarse con una letra que plasma sentimientos muy comunes. Para mí uno de los momentos más intensos de la noche, como Yosi cogió la guitarra para regalarnos otro tema duro y áspero como es “Malas Noticias”, y es que la vida no siempre es de color rosa.

El desamor, la amargura, el pedir a gritos que te presten un corazón ya que el tuyo se ha perdido, sale a relucir en “Viajando al fin de la noche”, y su lado más contundente en “Dulce Castigo”, otro de los temas que más me gusta de Los Suaves y que cala hasta los huesos. Si hablamos de calar no podemos olvidarnos de alguien que aguanta la lluvia y el frío como es “Pardao”, otro momento especialmente emotivo de la velada. Uno siente cómo le acarician el alma hablando de alguien que podemos ver diariamente en nuestras ciudades.

La noche va pasando y no nos damos ni cuenta. “¿Sabes?Phil Lynott murió” tenía que sonar, no podía faltar y ahí uno podía notar cómo Yosi lo siente y nos llega, eso  para mí es una de las grandes virtudes que tiene, uno no puede evitarlo, mastica los sentimientos que flotan por el aire.

“San Francisco Express” es el primer tema en caer en el bis y las guitarras de Alberto y Fernando suenan endiabladamente fantásticas para volvernos a todos absolutamente locos. Daría paso al último tramo de la noche donde Yosi estaba muy cansado pero aun así entregó todo lo que nos podía dar con temas como “La Noche se muere” , “El afilador” o la imprescindible “Peligrosa María”. Salimos con una sonrisa de oreja a oreja, y sobre todo recalcar (sin menospreciar al resto de la banda, ya que sin ellos Los Suaves no podrían sonar y ser como son) que en esta ocasión Yosi brilló un poco más por la entrega, por dejarse la piel aunque era evidente que las fuerzas le van faltando en muchos momentos de la noche. Siguen siendo muy grandes.

Crónica de Charly Rock And Roll de MariscalRock.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.