No era menor la expectación en la segunda cita y aunque personalmente tenía duda de cómo se podría superar o simplemente igualar lo vivido el día anterior, el ansia por volver al lugar del crimen, y si era posible perpetrar otro, nos tenía en primera fila, y prácticamente llenando la sala de nuevo, desde primera hora.

Como decía al principio la diferencia de carácter de los discos que servían de protagonistas principales era palpable, pero como pasó en su momento cada uno tenía una cosa para hacernos alucinar y ‘Syberia’ nos puso ojos y orejas como a perros de presa empezando con “Aislados”.

Crónica de Jorge Bobadilla de RocK 2.0

Prueba de que no todo iba a ir tan rodado como la jornada anterior fueron los constantes problemas que sufrió Alberto con su equipo, solucionados rápidamente y sin más contratiempo, pero que sufrió toda la actuación, poco problema para un profesional/animal de este calibre que además en esta ocasión tuvo mayor apoyo escénico con su compañero Álvaro Tenorio al bajo, quien en el concierto anterior se mantuvo mucho más en segundo plano, por no decir nada de los constantes cruces con Luís y los sobradamente mencionados saltos y despegues por las tablas que solo faltó por bajar Paco de la batería para hacer uno, aunque muy bien está en su sitio, especialmente con un disco que exprimiría mucho más sus grandes artes a las baquetas.

Al contrario que el primer día el repertorio no respetó el track list original del álbum y se adaptó mejor para su interpretación en directo, seguían “Dame Una Señal” o “Para Toda Una Vida” antes de que Molly nos saludara en una actuación que volvía a tener un ritmo frenético y nos enlazaba “Mi Inmortalidad” y “Tiempo”.

Así seguiría la descarga de ese tremendo disco que seguía demostrando la capacidad de estos músicos y la destacada versatilidad de su vocalista que tras “En Silencio” a más de uno nos puso un nudo en la garganta al presentarnos “Desaparecer”, dedicada a su padre y a todos los que más cerca o más lejos hemos visto luchar contra la enfermedad. “Contraproducente” sería la respuesta para volver a levantar una actuación más densa, que llenaba más el paladar, diferente a la anterior, con temas como “Inestimable” o el tremendo “Imaginé” que se disfrutaron con locura.

Pero teníamos reservado un momento especial. Por fin se hacía entrega del merecido disco de oro que la banda ha logrado por las ventas de ‘Syberia’, un premio que ofrecieron a su público y del que les hizo entrega el colega Rober Villandiego.

Hasta aquí llegaba el protagonismo de ‘Syberia’ y empezaba “el infierno” como nos gritaba un Molly muy comunicativo las dos noches, más esta segunda, me pareció.

La ristra de canciones que se unían al repertorio empezaba con un “Vivo En Él” descomunal de su disco ‘negro’, seguía con la no menos efectiva “No Me Arrepiento” y cerraba un primer bloque con otra de mis favoritas que nuevamente nos devolvía a la actualidad con la “Desesperación” del excelente ‘Amnesia’.

Mientras era palpable que la intensidad del concierto subía muchos puntos ya con estos temas y volvíamos a tener a los músicos lanzándose al público y demás, seguían cayendo temas de ‘El Inferno’ como “No Soy Igual” y tomaba protagonismo ese álbum ‘negro’ del que el vocalista nos dejó caer que “igual habría que hacer algo especial también con este disco”, lo que nos tiene ya con las orejas tiesas en ese sentido. “No Lo Entiendo”, “Esperaré En El Infierno” y la brillante “Limítate” acompañaron a una sorpresa como sería “En Mi Nombre” de ‘Pura Vida’ que personalmente no me esperaba. ¿Se Acabó? Ni mucho menos, la locura del día anterior no podía quedarse sin su eco en esta jornada final y tras unos segundos de descanso la banda vuelve a escena, pero lo hace con Molly en el fondo de la sala, y mientras (supongo) que se decidía por qué opción tomar la sala se llenaba de gritos y brazos en alto que desembocaron esta vez en un wall of death con el vocalista en medio interpretando la brutal “Egoísmo” que nos devolvía a los tiempos de ‘Revolución 12111’ poniendo así la necesaria y aniquiladora rúbrica para exprimir las últimas fuerzas que quedaran en la sala de Madrid… Hamlet… Madrid… Hamlet… como se despidió el vocalista a lo Hetfield haciendo gritar a todos los presentes.

Una vez más había que rendirse ante la evidencia, a la actual y a la de hace quince años que son los que cumple ‘Insomnio’ y a las cifras por las que llegaba ese disco de oro para ‘Syberia’. Incendiarios, brutales, precisos, un día agresivos, otro intensos y siempre en la cresta de la ola… no creo que piensen bajarse ahora ¿qué será lo próximo?

SETLIST ‘SYBERIA’

  1. Aislados
  2. Dame Una Señal
  3. Para Toda Una Vida
  4. Mi Inmortalidad
  5. Tiempo
  6. En Silencio
  7. Desaparecer
  8. Contraproducente
  9. Inestimable
  10. Resucitar
  11. Serenarme
  12. Imaginé
  13. Vivo En Él
  14. No Me Arrepiento
  15. Desesperación
  16. No Soy Igual
  17. No Lo Entiendo
  18. Esperaré En El Infierno
  19. En Mi Nombre
  20. Limítate
  21. Egoísmo

Crónica de Jorge Bobadilla de RocK 2.0