Annihilator - For The Demented
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0.0

16º álbum de estudio de la banda canadiense, 2º desde la marcha de Dave Padden, y 1º desde aquél lejano 1990 en que Jeff Waters comparte las tareas de producción. Rich Hinks entrar a formar parte de la banda thrasher y, además de hacerse cargo de las 4 cuerdas, asume junto a Jeff las tareas compositivas y de producción.

Soy de los que siempre ha defendido a Jeff como un buen vocalista en la historia del grupo. Hay muchos fans que se decantan por los clásicos Randy Rampage o Coburn Pharr por haber formado parte de las formaciones y los discos más exitosos del grupo, incluso conozco gente que defiende el gran trabajo de Joe Comeau, definitivamente plasmado en ese puñetazo en la quijada que es el directo “Double Live Annihilation”. Yo creo que si el propio Jeff se saca las castañas del fuego en todos los frentes no supone ningún problema. La razón es clara. Annihilator es su banda y es Jeff quién hace y deshace, pareciendo que no acaba de cuadrar todo cuando se mete por medio alguien que descuadre en exceso su trazado.

Con este “For the demented” vuelve a demostrar que, sin ser una garganta privilegiada, es capaz de sacar adelante los textos sin ningún problema. Además, sirve para traernos a la cabeza esos tonos tan repetidos en mi reproductor con obras tan notables como “King of the kill”, “Refresh the demon” o “Remains”.

Esta vez, Jeff y Rich nos traen 10 cortes del típico sonido Annihilator. Desde la inicial “Twisted lobotomy”, característica del sonido del combo en los 90, la melódica “Pieces of you”, o las típicas combinaciones de riffs machacones y solos de guitarra imaginativos a los que nos tiene acostumbrados el genio canadiense.

Es evidente que Annihilator lleva tiempo repitiendo ciertos esquemas, dando bandazos y viviendo de un pasado brillante, pero también es cierto que Jeff Waters está en el top de los mejores guitarristas del género, sin ningún lugar a dudas. Su manejo de las 6 cuerdas es absolutamente magistral y cada canción contiene algún detalle para demostrarlo. Es posible que este álbum no pase a la historia del metal, pero seguro que temas como “Twisted lobotomy”, “One to kill” o “Altering the altar” pugnarán por hacerse un hueco en el setlist de sus conciertos futuros.

“The way” nos muestra una vertiente poco explotada por Jeff, mucho más alejada del metal y cercana al rock, con unos ritmos muy marchosos y unas melodías más trabajadas, convirtiéndose en la sorpresa del redondo.

“Dark”, instrumental y oscura, y la heavy “Not all there” cierran esta nueva entrega que, sin subir a los altares, si mantiene el tipo y sirve para que un clásico icónico como Jeff Waters permanezca en el mundo musical a buen nivel.

Tracklist:

1.- Twisted lobotomy
2.- One to kill
3.- For the demented
4.- Pieces of you
5.- The demon you know
6.- Phantom asylum
7.- Altering the altar
8.- The way
9.- Dark
10.- Not all there

Crítica de Eduardo Garrido de Metal 4 All