En una noche dominada por las celebraciones de una fiesta muy americana como es la de Halloween, que aquí va creciendo, y donde las calles aledañas a la madrileña Sala Boite, en pleno centro de Madrid, parecían el set de rodaje de ‘Wallking dead”, por la gran concentración de zombies por metro cuadrado, cinco barbudos americanos nos iban a ofrecer una adrenalítica sesión de Metal, aderezado con una actitud propia de las grandes bandas de Punk Rock, ante el deleite de un efusivo público asistente.

Crónica de José Luis Martín de MariscalRock.com

La tercera vez que los veíamos, después del Sonisphere 2011 y de su paso por la sala Copérnico el año pasado, y aunque su capacidad de sorpresa es prácticamente inexistente, Valient Thorr no nos defraudaron, ofreciendo una trepidante actuación marca de la casa. El protagonismo recae en su vocalista Valient Himself, que ataviado con sus características botas de boxeo rojas, y después de salir al escenario disfrazado de fantasma, se quedó con el torso desnudo y no paró de ejercitarse al ritmo de sus canciones, corriendo, saltando, haciendo flexiones, o bajándose y haciendo los movimientos de un remero junto a un público al que invitó a imitarle. Con su cuerpo totalmente empapado en sudor, no paró un solo minuto, desde la inicial “Double crossed”, pasando por “Heatseeker” o “Goverupty”.

Una buena parte de su repertorio lo iban a componer los temas de su último trabajo ‘Our own masters’, como “Immaculate consumption”, “Master collider”, “Manipulation”, o “Torn apart”.

A pesar de gozar de un escenario menor que en su anterior visita, la banda le sacó el máximo rendimiento, con un Dr. Professor Nitewolf al bajo, que se mantuvo muy activo aunque en un segundo plano, y con Eidan y Lucian Thorr como perfectos escuderos de Valient con sus guitarras.

Sleeper awakes, una de nuestras favoritas y con un público muy excitado, junto a “One tuff customer”, pusieron fin a esta primera parte de la puesta de largo del nuevo disco.

Apenas un par de minutos de descanso para tomar fuelle, y los teníamos de nuevo en escena para soltar los últimos trallazos con “Infinite lives”, “Man behind the curtain” y “Exist strategy”. Una hora y cuarto de actuación, plena, intensa y sin descanso, que volvió a dejar clara esta actitud de los de Carolina del Norte, que entusiasma a sus seguidores y que lo dan todo en sus conciertos.

Como es habitual en ellos después del show, fotos y autógrafos para todos los ávidos asistentes que así lo quisieron.

Setlist:

Double crossed

Heatseeker

Inmaculate consumption

Goveruptcy

Desappears

Master collider

Manipulation

Night terrors

Mask of sannity

Torn apart

Sleeper awakes

One Tuff customer

————

Infinite lives

Man behind the curtain

Exit strategy

Crónica de José Luis Martín de MariscalRock.com

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.