El mítico frontman de los ingleses explicaba en un comunicado oficial el motivo por el que Motörhead decidía cancelar el resto de sus actuaciones por los festivales europeos:

“Fue una decisión muy dura para mí. No quería decepcionar a los fans, especialmente en estos tiempos en los que la economía va tan mal y aun así la gente se gasta su dinero para vernos. Sin embargo, a veces no tienes más remedio que seguir las indicaciones del médico, pero dad por hecho que volveremos para patear culos”.



En el último mes, Lemmy había sufrido un hematoma debido a una fuerte caída que se había agravado tras verse obligado a bajar ocho pisos durante la noche cuando la alarma de incendios del hotel donde se alojaba saltó. Por otra parte, recientemente, el frontman había sido sometido a una operación de corazón para instalarle un desfibrilador.

Sus compañeros de banda añadían: “Los médicos insistieron en que Lemmy necesita tomarse su tiempo para que su cuerpo vuelva a equilibrarse, por lo que llegaron al acuerdo de que lo mejor es relajarse por una temporada. Eso sí, podemos asegurar que la gira de otoño será tan explosiva, ruidosa e increíble como siempre”.


Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.